Nuestra historia

“No somos pintores ni Hosteleros”

Mi esposa Margorie economista y yo Publicista y editor , salimos de Venezuela dejando tras de si más de 30 años de trabajo de los cuales 15 fueron con nuestra propia empresa. Eramos editores de dos medios de comunicación, agencia publicitaria, ademas de empresa consultora en el área de Ventas, estudios económicos y representación de empresas transnacionales que ofrecían sus productos y servicios en Venezuela. Así pues en el año 2003, después del paro petrolero cerramos nuestra empresa y decidimos salir a buscar otros horizontes. Yo salí rumbo a Estados Unidos y mi esposa se quedó en Venezuela.

Mi Encuentro con la Pintura

En mi estancia en USA inicié mi andadura por el dibujo y la pintura de manos de varios artistas plásticos colombianos con los que pude iniciar en una pequeña academia de arte mi formación en las artes pictóricas, y después de 9 meses de transito académico terminé impartiendo las clases del tercer nivel en el curso de dibujo y pintura que adentraba a los participantes en el uso del acrílico y el óleo , en paisajes, bodegones, retratos, y todo lo que por creatividad individual quisieran expresar en el lienzo. A mi llegada a España, Madrid en el año 2007 me reencontré con mi esposa Margorie – después de casi 5 años -separados por las circunstancias políticas del país, y juntos iniciamos nuestra vida en la pintura , tomando el tema taurino como motivo de inspiración. Mi esposa Margorie gestionando y organizando las exposiciones, y yo pintando 8 o más horas diarias. Después de más de treinta exposiciones en España, con varias tiendas comercializando nuestras obras y por circunstancias propias de la economía española, decidimos incursionar en el mundo de la gastronomía, de manera que abrimos un pequeño Bar-Cafetería, que funcionaria también como galería de arte para nuestras obras y por razones de la circunstancias del mercado en el momento decidimos continuar la linea que había trazado el bar en su historia el cual era la comida tradicional española.

 

“Un año después vino la reconversión”

Mi esposa Margorie excelente cocinera y estudiosa de innumerables recetas, las cuales ponía en práctica permanentemente originando verdaderas delicias, decide y me propone con entera convicción reconvertir nuestra oferta gastronómica de la tradicional española -lo que veníamos ofreciendo- a la cocina casera venezolana y después de varias pruebas llegamos a la conclusión que debíamos cambiar nuestra carta. Así que después de tener una año de lento crecimiento y por la insistencia de mi esposa Margorie la cual visionó que un cambio en la oferta gastronómica de Española a Venezolana nos favorecería. De manera que decidimos empezar a introducir en el menú de la semana platos típicos venezolanos, primero un día a la semana, luego 2 hasta que nos convencimos-sobre todo yo, ya que mi esposa lo sabía- que debíamos cambiar nuestra carta y todo el contenido se llenó con los platos más populares, importantes y queridos de la cocina tradicional venezolana.y ,este cambio después de poco más de un año ha sido satisfactorio y la teoría de mi esposa Margorie ha sido corroborada.

“La Taberna del Pintor” Comida Típica Venezolana

Queremos -y trabajamos en ello- convertirnos en una referencia importante en cuanto a la cocina venezolana se refiere, y creemos que después de 14 meses estamos en la dirección correcta y los objetivos están más cerca. Nuestra cocina es estrictamente casera y tradicional , apegados a la receta original, tal y como la habrían hecho nuestros abuelos y en general el común del venezolano, con abundancia en los productos, con las formas tradicionales de elaboración y con un mimo exagerado